lunes, 3 de octubre de 2011

Ponerse en sus zapatos

Dicen que los niños imitan a sus padres. A algunos padres y madres nos gusta también imitar a nuestros hijos. A mí al menos me pasa…la última ha sido copiarle las zapatillas a mi hijo. Para comenzar el curso, le compré a You unas zapatillas nuevas, y me gustaron tanto que me he comprado unas igualitas para mí.  
Voy a pegar esta imagen en la nevera de casa, para recordarme cada día lo mucho que podemos aprender de nuestros hijos/as, si logramos ponernos en sus zapatos.
También creo que es importante recordarnos que somos modelos de conducta para ellos/as, y deberíamos tomar conciencia de qué es lo que les estamos transmitiendo.

Hace unos días, asistí a una charla impartida por la trabajadora social Loredi Salegi.
Trataba de orientar a padres y madres sobre cómo podemos ayudar a nuestros hijo/as a afrontar situaciones de burla.

Según Salegi, existen varias razones que inducen a los niños/as a burlarse de otros niños/as, pero entre las principales que ella citó yo destacaría:
-          La IMITACIÓN:
Algunos niños/as modelan o imitan lo que sucede con ellos en la familia, actuando de la misma forma con compañeros del colegio o del barrio. Estos son niños/as que pueden ser molestados por hermanos/as o tienen padres agresivos o muy autoritarios.
-          Llamar la atención
Burlarse es una manera efectiva de recibir atención negativa y desafortunadamente, para algunos niños/as, recibir atención negativa es mejor que nada.

¿Cómo pueden ayudar los padres?
En el caso de ser nuestros/as hijos/as los que se burlan, buscar cuál podría ser el motivo. ¿Cuál es el modelo de conducta que ve en casa, o en los medios de comunicación? ¿Estamos prestándole la atención que reclama?
Salegi nos explica que cuando nuestro hijo/a es objeto de burlas, es importante ver el problema desde el punto de vista del niño/a (es decir, ponerse en sus zapatos) y escucharlo activamente, sin juzgarlo. Hacer que el niño/a nos describa cómo le están tratando, dónde ocurre y quién se burla. Es importante entender y aceptar los sentimientos del niño/a. Guiarle para que, por sí mismo/a, encuentre una solución o su forma de afrontar la situación, pero nunca decirle lo que tiene que hacer o dejar de hacer.
Además, Salegi nos recomienda algunas estrategias que pueden ayudar:
-No reaccionar exageradamente
-Transmitirle el mensaje de “Tú puedes manejar esta situación”. Que el niño o la niña, se sienta comprendido y apoyado por sus padres.
-Animar al niño/a a estar con otros niños/as que le hagan sentirse a gusto y no incómodo. 

Ahí queda esto, para reflexión de padres, madres, educadores y todos aquellos que estén involucrados en la crianza y la educación de niños/as.

P.D: He ido a nadar.
46 largos que son 1km y 150metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...